Arbitrarias medidas en hospitales

11 de agosto de 2014 

Quejas sobre arbitrarias medidas en hospitales

Aimara Peña González

Familiares se quejan de maltrato en el hospital pediátrico espirituano el pasado día 9 de agosto

Varios incidentes desagradables, vividos en el hospital pediátrico José Martí de Sancti Spíritus, suscitaron numerosas quejas del servicio ofrecido en la instalación por parte de pacientes y acompañantes, en la mañana del sábado 9 de agosto.

La prohibición de entrada de alimentos a la instalación, ocasionó que un padre desesperado se enfrentara a un guardia de seguridad. Dicho padre trataba de llevarle a su niña operada, unas cajas de compotas, pues el médico se lo recomendó ya que no quiere comer nada más y el hospital no le brinda nada que ella tolere, pues devuelve todo lo que come.

Este día que se recogieron las opiniones, la cocina del hospital, presentó problemas y el almuerzo de los pequeños se repartió alrededor de las 3 de la tarde, los padres desesperados sin darle nada de comer a sus niños no tenían opciones.

Yadira una madre muy disgustada comentó: al principio no se podía entrar comida pero ya no dejan pasar nada, los jugos, el agua, todo lo prohíben y lo más preocupante es que aquí no hay de nada. El alimento para los niños de dieta blanda, es pésimo, tengo que obligar a mi niño a comerla y me da lástima porque no saben a nada, las sopas ni los jugos.

Situaciones similares, se han venido presentando desde hace ya varios meses en este hospital. Las quejas se han llevado a todos los niveles por parte de distintos padres. El gobierno y las autoridades de Salud Pública, no han dado soluciones viables y provechosas para los afectados. Lo cierto es que los enfermos y sus familiares son los que llevan siempre la peor parte.

* * * *

Inconformidad con imposición de multas para cumplir un plan

Untitled1 Untitled2

Por: Rigoberto González Vigoa   Abogado Independiente.

El pasado día 29 del mes de Junio la compañera Norma Echevarría Urra, vecina del albergue ubicado en el fondo de la escuela politécnico Pedro Téllez, ubicado en el Reparto Hermanos Barcón, municipio y provincia de Pinar del Río se encontraba con fiebre y malestar en las articulaciones por lo que decide personarse en el consultorio médico correspondiente a su domicilio, la misma fue atendida por la doctora y personal de salud que ahí labora, los que le indicaron ir al policlínico Pedro Borrás para ser examinada por el personal calificado de dicho policlínico ya que por la sintomatología tenia sospecha de Dengue. Norma se personó el mismo día en dicho centro asistencial de salud y fue remitida para el Hospital León Cuervo Rubio (Hospital Viejo), a pesar de sus síntomas tuvo que continuar camino con sus propios medios hasta dicho hospital donde le realizaron los exámenes correspondientes para descartar dicha enfermedad los cuales resultaron negativos. Ya mejor de los decaimientos y sintomatología al día siguiente la doctora del consultorio la visitó y le refirió que a pesar de su mejoría debía de repetirse los análisis, cosa que se le imposibilitó a Norma debido a que el mismo día tenia su nieto en el hospital infantil Pediátrico Pepe Portilla siendo intervenido quirúrgicamente, el día 1 de Julio amaneció sin fiebre y sin malestar. Y en horario del medio día fue visitada nuevamente por la doctora del consultorio y le refiere que fuera a repetirse los análisis, y Norma le refiere que en horas de la tarde asistiría al policlínico para sus exámenes, acto seguido al retirarse la doctora fue visitada por dos inspectoras de higiene y epidemiología del policlínico Turcios Limas (nombradas Indira y Madaisy Soto), las que con la justificación de realizarle una visita sanitaria, mientras una llenaba un modelo la otra a sus espalda confeccionaba una contravención que después de Norma haber firmado la visita, le comunicaron que estaba notificada con ciento cincuenta pesos, en el comprobante DT 006459 día 02/07/14 decreto 272 articulo 18 inciso R sin conocer hasta la actualidad lo que regula o establece el mismo, además ni tan siquiera preguntaron nada referente a si esta asistió al hospital o no, solo fue maltratada y ofendida por la acción de la inspectora al tirarle la multa para el piso. Posterior a esto según lo planificado acude al policlínico Pedro Borrás, donde se repite los análisis, resultando estos nuevamente negativos, descartándose la posibilidad de que se encuentre infestada con el virus del Dengue, comprobándose la existencia de un problema digestivo. La ciudadana Norma Echevarría Urra tiene sesenta y un años de edad, padece de hipertensión, hipertiroidismo, artritis reumatoide, artrosis generalizada, jubilada con más de veinticinco años de servicio en las entidades del gobierno como educación y transporte, pensionada con solo 200.00 pesos y paga un crédito bancario de 60.00 pesos mensuales por el refrigerador, por lo que cuenta con solo 140.00 pesos para el pago de sus medicamentos y el sustento del hogar.

Tendrá culpa Norma que las autoridades del gobierno y empresas subordinadas que por su objeto social son responsables de la higienización de la ciudad, supervisar, exigir y controlar todas las actividades que se realicen para el cumplimiento de la prevención y erradicación de brotes y epidemias, no cumplan con ello, a caso tiene que pagar el resultado de malas e inconscientes actuaciones de las autoridades para cumplir el plan de multas impuesto por sus superiores.

Esta situación se puso en conocimiento del Poder Popular Provincial, El Partido Comunista de Cuba en la provincia y de la directora Provincial de Higiene y Epidemiologia Laura Margarita Gonzales Valdés    quien negó la reclamación al instante diciendo que la multa tenía que pagarse primero para después reclamar. Violando el articulo sesenta y tres de la Constitución de la Republica la que confiere el derecho a todo ciudadano de dirigir quejas o peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes en el plazo adecuado, conforme a la ley.

Multa de 150.00 Pesos a Norma Echevarría

Análisis de la ciudadana que dieron negativos.