Lo registran al llegar de España pero los agentes del MININT le roban en el camino a su casa

Pinar del Río, 21 de Marzo del 2017

De Lázaro Luis Ruiz Echevarría con carné de identidad: 81112600967 y residente en Pasaje 56 número 82, reparto Hermanos Barcón, ciudad de Pinar del Río.

Para la Fiscalía Militar en Pinar del Río

En la madrugada del pasado lunes 20 de marzo fui sometido, junto a mi familia a un secuestro, efectuado por fuerzas de la Seguridad del Estado en conjunto con varios oficiales de la policía, donde se me despojó de las pertenencias que legalmente entré al país.

Después de llegar al aeropuerto internacional José Martí, de la Habana en la noche del 19, procedente de Madrid, en mi paso por la aduana el teniente coronel de apellido Veunes y el capitán Juan Pérez Puentes de la Seguridad del Estado en Pinar del Río se encontraban en el lugar para exigirle a las autoridades de la aduana que me hicieran un registro exhaustivo.

El proceso duró desde las 9: 50 pm hasta las 2 de la madrugada. Me hicieron desarmar, pieza por pieza mi equipaje sin encontrar nada fuera de orden. Solamente detectaron unos pulóveres que traía como donación para mis amistades, que me fueron decomisados. Todo lo demás estaba en orden.

Al salir en compañía de mi anciana madre, mi esposa y mi hermana en un taxi particular, nos esperaba un operativo en el Kilómetro 96 de la autopista a Pinar del Río. Un auto de la policía con número 116 con cuatro efectivos uniformados, tres hombres y una mujer pararon el taxi y nos hicieron bajar del carro y me condujeron en el carro de policía mientras mi familia nos seguía en el taxi.

En vez de llevarnos a la cercana estación de policía del municipio de Los Palacios fuimos conducidos a una base de aseguramiento de la agricultura donde me hicieron sacar, en penumbras y sobre la tierra del estacionamiento, todos mis equipajes y me volvieron a pesquisar.

Allí me ocuparon el ordenador personal, un teléfono celular en su estuche que traía para obsequiarle a mi hijo por su cumpleaños, una mini-tablet en su estuche, tres memorias flash en su estuche y un total de 315 euros, 300 de ellos que lo mandaba mi prima para entregárselo a su mamá.

La ocupación la realizó un oficial que dijo ser instructor, bajo las órdenes del oficial de la seguridad conocido como Jorgito y otros desconocidos que lo acompañaban. No me permitieron mostrarles las facturas de compra y los documentos que legalizaban esos artículos de mi propiedad.

Esta ocupación se practicó en una oficina que parecía la del director de la entidad y allí los agentes de la seguridad me amenazaron en franco acoso a mi persona. Me especificaron que lo que estaba sucediendo no era una detención, pero estuve retenido casi dos horas en las que se violó la dignidad de mi familia sometiéndolas a cacheos y vituperios.

Finalmente, los oficiales se negaron a entregarme constancia legal de las ocupaciones y nos soltaron cerca de las 6 de la mañana para que siguiéramos camino a la ciudad de Pinar del Río.

El código penal cubano en su Título XII, capítulo VIII, artículo 333, dice: El que ocupe o se apodere ilegítimamente de un bien inmueble de ajena pertenencia, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas.

Además la Sección II, Título IX Capítulo I artículo 279 dice:

“El que sin tener facultades para ello y fuera de los casos y de las condiciones previstas en la ley priva a otro de su libertad personal incurre en sanción de privación de libertad de dos a cinco años.

2. La sanción es de privación de libertad de cuatro a diez años:

a) si el hecho se realiza con propósito de lucro o de venganza.

b) si del hecho resulta grave daño para la salud la dignidad o el patrimonio de la víctima.

Además la Constitución de la República asegura en el Capítulo VI que:

Artículo 41.- Todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes.

Artículo 42.- La discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana está proscrita y es sancionada por la ley.

Exijo por tanto que se me devuelvan todos mis bienes y cese inmediatamente el acoso contra mi persona y mi familia.

Sin más asunto: Lázaro Luis Ruiz Echevarría.

Por los Defensores del Pueblo Daudy Hermelo Lago, José Ernesto Morales Estrada, Rigoberto Gonzalez Vigoa y Ricardo Fernández Izaguirre.

Dolor y sufrimiento es lo que se vive cada día

Dianoris y su hijo Eriel

Marzo 20 marzo de 2017

Cuando el dolor se nos hace ajeno es muy fácil no dar atención a la persona que sufre. En el mundo existe algo que no se planifica, y es la enfermedad, nadie sabe los días en que va a estar enfermo, pues esta situación en la vida de las personas llega sin ser invitada y nos transforma totalmente.

Así se convirtió la vida de un niño llamado Eriel Valdez Madera vecino del Km 22 Carretera La Coloma Municipio Pinar del Río, cuando la enfermedad se apoderó de su cuerpo y no dejó que viviera más de 5 añitos. Eriel era un niño que tenía leucemia, siempre tenía la defensas bajas, por lo que siempre estaba enfermo. Cuando llovía se inundaba de agua todo el patio de la casa y la humedad era un veneno para su salud.

Dianoris Madera es la mamá de ese niño y siempre pidió ayuda a todas las instituciones, con frecuencia escribía carta al Poder Popular dirigida al presidente de la Asamblea provincial en Pinar del Río. El 28 de abril la Defensoría del Pueblo presentó una queja por la situacion de esta familia y posteriormente la dirección del gobierno en la provincia le prometió un apartamento en uno de los edificios en construcción en la calle Cuarteles en el municipio Pinar del Río, recientemente se le informó por la dirección del Gobierno que no se le va a dar dicho apartamento, una vez más fue engañada.

Eriel llevaba dos semanas ingresado, y tres días antes de lo acontecido tuvo fuerte dolor de cabeza, la madre acudió al médico de guardia para comunicarle lo que estaba presentando su niño y el médico le dijo que era normal. Una vez que deciden realizar una TAC diagnostican que tenía un derrame celebrar, lo que a unas horas después le provocó la muerte. Estos tipos de casos son muy frecuentes y no se le da importancia por parte del gobierno.

Hoy los ojos de esa madre sufrida se llenan de lágrimas que son incontrolables por la pérdida de su hijo, cuando el pasado día 18 en horas del mediodía el niño dio sus últimas miradas de dolor y sufrimiento a su madre sabiendo que iba a partir de su lado, esa mirada que una madre solo sabe sentir en el corazón.

Solo con poner un ejemplo de lo que pasa en el país es suficiente, aunque todos saben que nada se le soluciona al pueblo. Estas personas, al igual que otras muchas, viven en un grado extremo de desgracia, pero a nadie de los que se supone le resuelvan su problema, señal que a nadie le interesa mucho menos le importa.

Por la Defensoría del Pueblo de Pinar del Río: Rigoberto González Vigoa, José Ernesto Morales, Daudy Hermelo Lago, Ricardo Fernández Izaguirre y Lázaro Luis Ruiz Echevarría.