Archivo de la categoría: Solidaridad

Vivimos el peor desamparo y prejucio contra la comunidad LGBT en la historia de Cuba

Jueves, 9 de febrero de 2017

En Cuba, “ser tratados y tratar a los demás como seres humanos” como lo manifestaba el desaparecido Fidel Castro, en su concepto de “revolución”, está lejos de ser una realidad. Los gobernantes han dividido socialmente al pueblo cubano, sembrando ellos mismos males que afectan a la población colocándola en una dramática situación.

Tal es el caso de la Comunidad LGBT, que en nuestro país presenta la peor situación económica y desamparo en toda su historia, originada por una política agresiva que se ha impuesto de manera injusta mostrándoles indiferencias tan sólo por su orientación y preferencia sexual.

La situación de todas estas personas en Cuba con relación a otros países del área es pésima. Si nos remontamos atrás a los años ochenta podemos recordar lo que vivieron las madres cuando el régimen montó una red de persecución sobre sus hijos de forma despiadada y atroz, invadían los domicilios y tanto a los que se les conocía se preferencia sexual como a los que se les imaginaba, los arrancaban del seno familiar. Muchos por suerte fueron desterrados vía Mariel al soñado Paraíso Americano donde podrían desarrollarse dentro de una sociedad más justa y más libre.

A muchos otros les toco vivir un mal de pesadillas porque fueron enviados a la escalofriante cárcel de Luma en el municipio de Camagüey, donde los mantenían desnudos en las celdas, pelados al raspe, abusados sexualmente, obligados a trabajos forzosos entre otras muchas cosas más. Todo esto según el orden interior que imperaba en esta prisión era para que se convirtieran en verdaderos hombres de la sociedad cubana.

Claro esta que para el régimen político de la isla, hombres de la sociedad cubana son todos aquellos que actúan como esclavos de lo que ellos disponen, obedeciéndolos en todo menos en protestar.

En Cuba las condiciones de vida de los transexuales son desfavorables y no se cuenta con ellos para el desarrollo económico y social del país, debido a que no son aceptados como grata compañía en los centros laborales y lugares de residencia. Son criticados constantemente por su forma de vestir y muchas veces agredidos brutalmente cuando tratan de participar como un ciudadano mas de la las actividades sociales. Son rechazados, abusados sexualmente, mal atendidos por los centros de salud a los que corresponden y muchos deben de vivir de su cuerpo para poder sobrevivir porque gracias a este sistema no se les da opción ninguna para ser reintegrarlos a la sociedad y vivir de un empleo justo y honrado.

Hoy en día ha desaparecido totalmente la ética profesional para atender los casos de enfermos del VIH-SIDA, por lo que actualmente no reciben ningún beneficio por parte del gobierno y todo se queda en las propagandas de los manipulados medios de información. Es de destacar que las mal llamadas dietas no es ni la primera parte de lo que lleva un contagiado con el síndrome, pues lo poco que dan de alimento no posee la calidad necesaria ni las calorías y vitaminas que deberían llevar para estos casos, que muchas veces se ven afectados por la tardanza y la mala distribución de estos productos.

Se dice al mundo que Cuba lucha por un modo de vida nuevo, pero la verdad es que la Comunidad Gay y los Enfermos de VIH-SIDA han sufrido profundos cambios que se contrastan enormemente con lo que predica el sistema. Sus oportunidades de trabajo son pocas porque si bien no son aceptados en unidades de elaboración, prestación de los servicios o otras por temor a contagiar la salud publica y por no ser confiables al sistema, tampoco se han proyectado para crearles talleres o otras entidades de producción donde puedan trabajar y buscarse su salario.

Esta situación a llevado a muchos a realizar duros trabajos que no son bien remunerados, otros han tenido que ir a las calles a mendigar o poder vivir gracias a la prostitución y otros muchos han tomado una salida muy triste a sus duros problemas, la del “suicidio”.

Ellos también tienen sus sueños, sus ilusiones pero día a día sus esperanzas de vida son pisoteadas y ultrajadas, muchos quieren tener la oportunidad de un cambio de sexo pero a esto solo le pueden llegar aquellos que tienen amigos en la cúpula y los bien allegados a Mariela Castro Espín, siempre y cuando tengan para dar una buena suma de dinero, de lo contrario sus condiciones para recibir las transformaciones que desean hacerse siempre van a ser las mismas.

Por eso y por tantas cosas en nombre de la Comunidad LGBT y los Enfermos de VIH-SIDA le queremos pedir a las Naciones Unidas, la ONU y toda organización que quiera sumarse y darnos su apoyo, para que garanticen con carácter urgente la protección y la ayuda necesaria para nuestra comunidad para que se realice en Cuba grandes esfuerzos relacionados con la salud, el empleo, la educación y otros que requieran soluciones urgentes para la atención de todas estas persona.

Por Leodan Suarez Quiñones, Defensor del Pueblo, Representante de la Comunidad LGBT en el Occidente Cubano y activista del CID.

¿Yo me pregunto dónde está la humanidad y el decoro de los dirigentes de este país?

Cristiana Caballero Velázquez

Gibara, 4 Febrero de 2017

A: Director Provincial de Vivienda Holguín

De: Mayra Argüelles Caballero, con CI:58011518676 y vecina de Camino El Tamarindo, Gibara.

Señores: En esta ocasión me dirijo a usted con la esperanza de que el caso de mi mamá Cristiana Caballero Velázquez sea analizado y se le dé una respuesta acertada, ya que las autoridades del Municipio Gibara no han podido o mejor dicho no han querido darle solución.

Mi mamá fue afectada por el huracán Ike desde el año 2008, y jamás le ofrecieron ayuda. En el año 2013 me presenté en el gobierno municipal con el objetivo de que me ayudaran con un subsidio para reconstruir la vivienda de mi madre, pero la respuesta fue que tenía que esperar y hasta esta fecha no he obtenido nada y todavía espero la ayuda prometida.

Al pasar tanto tiempo y no recibir respuesta de ningún tipo decido llevar a mi mamá para mi casa que tampoco tiene las condiciones necesarias porque tengo piso de tierra y paredes de piedras y tierra, pero por lo menos estamos juntas, porque ella padece de varias enfermedades entre las cuales está una cardiopatía avanzada e hipertensión arterial, entre otras.

Cuando asistencia social del municipio se dio cuenta que ya mi mamá no vivía sola, se presentó en mi vivienda la señora Yeni Tamayo Ortega para recoger la miseria de ayuda mensual que le daban que consistía en 137.00 pesos ($5.48 US dólares). Dicha trabajadora social alegó que yo con 60 años que tengo puedo trabajar y mantener a mi mamá.

¿Yo me pregunto dónde está la humanidad y el decoro de los dirigentes de este país?

Aquí se habla mucho de que los ancianos tienen la vejez asegurada pero mi madre está abandonada y carente de ayuda inmediata.

Esperando una respuesta queda de usted, Mayra Argüelles.

Por la Defensoría del Pueblo, María Teresa García Rojas Delegada del CID Gibara, Miguel Batista e Idalmis Verdecia Ramírez.

Por María Teresa García Rojas Delegada del CID Gibara y Idalmis Verdecia Ramírez y Miguel Batista Meriño, Defensores del Pueblo.