Archivo de la categoría: Prisión

“You have nothing” and the following day he died of a massive heart attack

 

A father cries over his son Ramón’s death in prison, the second who dies in prison.)

The body of inmate Ramón Hernández Medina, 45, who was serving an 8-year sentence was found at the Augusto César Sandino penitentiary, in the Sandino municipality, Pinar del Río Cuba.

According to his father, Bárbaro Hernández López, a neighbor of Pueblo Nuevo in El Marabú, San Juan y Martínez, Pinar del Río, some months back his son had been taken for a month to the inmates’ ward at the “Abel Santamaría” Provincial Hospital due to a heart attack. When the month was over, as they are about to return him to the Sandino jail, Ramón tells the Chief of the ward that he was not in a good condition yet to leave the hospital. They paid no attention to him and took him to prison, where he continued to show health problems, and according to visiting relatives he said he was not receiving good assistance for his illness.

On May 5, 2017, a day prior to his death, he told the guard who was keeping watch that he was feeling ill, and the guard replied: “that’s in your mind, you have nothing.” The following day, without having received attention, Ramón died of a massive heart attack.

As defenders of the most elementary rights of man and as members of civil society, we join this San Juan family in their pain for the loss of two sons in Cuban jails where their rights were violated, which are enshrined in Article 5 of the Universal Charter of Human Rights: “no one will be subjected to cruel, inhuman or degrading treatment.”

Ramón’s parents ask: Why had their son to be treated as a dog? Why was he not listened to? The truth is but one: in Cuban jail, human rights are not respected.

By Leodan Suárez Quiñones, Defensor del Pueblo (People’s Defender), Representative of the LGBT Community in Western Cuba and CID Delegate in San Juan y Martínez, Pinar del Río.

Anuncios

“Tú no tienes nada” y al día siguiente murió de un infarto masivo

Padre llora la muerte de su hijo Ramón en la cárcel,
el segundo que muere en prisión.

En la madrugada de este 5 de mayo fue encontrado el cuerpo sin vida del recluso Ramón Hernández Medina, de 45 años de edad, quien cumplía una sanción de 8 años de privación de libertad en el establecimiento penitenciario: Augusto César Sandino, ubicado en el municipio de Sandino, Pinar del Río, Cuba.


Según cuenta su padre, Bárbaro Hernández López, vecino de Pueblo Nuevo en El Marabú, San Juan y Martínez, Pinar del Río, unos meses atrás su hijo había estado ingresado un mes en la sala para reclusos en el Hospital Provincial “Abel Santamaría” debido a un infarto, al cumplirse el mes lo van a regresar a la cárcel de Sandino, momento en que Ramón manifiesta al mayor Jefe de la sala que él aún no se encontraba en buenas condiciones para abandonar el Hospital. No le hicieron caso y lo llevaron a la prisión donde continuó presentando problemas de salud y según los familiares que le visitaban él manifestaba que no era bien atendido por la dolencia que le aquejaba.

El día 5 de mayo de 2017, un día antes de su muerte, él le dijó al guardia que los custodiaba que se sentía mal y el guardia le respondió: “eso es idea que tú te haces, tú no tienes nada”. Al día siguiente, sin haber sido atendido, Ramón murió de un infarto masivo.

Como defensores de los más elementales derechos del hombre y miembros de la sociedad civil, nos unimos al dolor que acompaña a esta familia sanjuanera por la pérdida de dos hijos en las cárceles cubanas, donde fueron violados sus derechos, consagrados el Artículo 5 de la Carta Universal de los Derechos Humanos: “nadie será sometido a tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

Los padres de Ramón preguntan ¿Por qué su hijo tuvo que ser tratado como un perro? ¿Por qué no fue escuchado? La verdad es sólo una: en las cárceles de Cuba no se respetan los derechos humanos.

Por Leodan Suarez Quiñones, Defensor del Pueblo, Representante de la Comunidad LGBT en el Occidente Cubano y Delegado del CID en San Juan y Martínez, Pinar del Río.