Soy una persona enferma de SIDA

A: Trabajadores sociales

De: Bienvenido Alexander Gálvez Leyva, vecino de Calle 17 # 4 % 6ta y Clodomira Reparto Santisteban Holguín

 

Quien le escribe muy desesperadamente es un ciudadano cubano, Bienvenido Alexander Gálvez Leyva, residente en la dirección antes expuesta, mi problema es el siguiente, soy una persona enferma de SIDA ya hace 12 años y 6 meses, vivo en condiciones infrahumanas en las que ni un animal pudiera existir, mi cama tiene como colchón cajas de cartón, el piso es de tierra, no tengo ni siquiera un radio con que entretenerme, tengo que esperar a que sea de noche para poder bañarme en el patio y no molestar a los vecinos ni faltarles el respeto.

En mi opinión y es mi manera de pensar los únicos falta de respeto son las instituciones y los funcionarios de este gobierno cubano que no ayuda a los incapacitados, ya que me he dirigido a varias instituciones y descaradamente no le han dado solución a ninguna de mis necesidades he irrespetuosamente me dicen que hay personas que viven peor que yo.

Por ultimo me dirigí al delegado de mi circunscripción y le explique mi situación, y la respuesta es que no podía hacer nada por mí, entonces me digo estas son las personas que respetan y defienden los intereses del pueblo que los elige o defienden los intereses del gobierno y los personales.

Ya ustedes son la última esperanza que tengo de terminar mis días con esta maldita enfermedad al menos con un poco de tranquilidad y bienestar.

 

Defensor: Pedro Pablo Celestrin Reina

 

Anuncios

Desesperado por las condiciones de vida infrahumanas

A: Trabajadores Sociales

DE: Raúl Rubiera Leyva, vecino de Carretera central km 4 Oscar Lucero Moya

Yo Raúl Rubiera Leyva, les escribo esta carta ya que me encuentro desesperado por las condiciones de vida infrahumanas en la que me encuentro, citando donde resido actualmente Comunidad Oscar Lucero desde el 9 de septiembre del año 2009.

Como todos saben esta comunidad donde hoy viven cientos de familias antiguamente era el centro de operaciones del gobierno de Batista, luego paso a ser una ciudad escolar y actualmente son viviendas de personas damnificadas por ciclones y huracanes, las que se han ido modificando hasta convertirlo en lo que es hoy.

Mi cuartico era una de las celdas de tortura en el sótano del gobierno de Batista, en el mismo no tengo ningún equipo electrodoméstico, me explico: ni un televisor, ni radio, ni ventilador, no tengo ni donde sentarme, solo tengo una camita personal y mi colchón son unas cajas viejas que me han regalado los vecinos, mis necesidades las hago en el patio de la casa ya que no tengo ni baño.

El gobierno hasta ahora no me ha brindado ningún tipo de asistencia social, debido a esto soy un alcohólico crónico, además de que soy discapacitado físico-motor, tengo una hernia discal cuatro lumbar, y esto no me permite hacer cualquier tipo de esfuerzos físicos y tener un empleo para sostenerme económicamente, debido a todas estas situaciones he tenido que recurrir al psiquiatra el cual me está atendiendo por la depresión tan grande que tengo al ver en la pobreza en que vivo, y créanme ya en ocasiones he hasta pensado atentar contra mi vida, ya que vive mejor un perro que yo como ser humano.

Espero que se apiaden de mí y lanzo mis últimas esperanzas a ustedes. Sin más y como fe y testigo de lo que antes he expuesto firman vecinos del lugar:

Bárbara Pupo Batista

Rubén Hernández García

Roberto Sánchez Leyva

Oscar Manuel Vásquez Leyva

Defensor: Pedro Pablo Celestrin Reina