Sustraen energia electrica directamente de los cables que alimentan mi hogar.

A: Departamento de Atencion a la Poblacion, Poder Popular Municipal, La Lisa.

REF: Queja.

El que suscribe, Eduardo Perez Almora, ciudadano cubano, mayor de edad, con No. De identificacion personal, 70061130466, y vecino de 249 No. 4004, entre 40 y 42, Punta Brava, municipio La Lisa, vengo por este medio, haciendo uso del derecho que me confiere el articulo 63 de la Constitucion de la Republica, a establecer la presente queja, a cuyos efectos expongo los siguientes;
PARTICULARES:

Primero: Que desde hace algun tiempo, vecinos de mi cuadra, de manera ilegal, estan sustrayendo energia electrica directamente de los cables que alimentan mi hogar.

Segundo: Que cada vez que esto sucede, provoca variaciones en el voltaje en mi vivienda, lo que ha provocado roturas de mis efectos electrodomesticos, especificamente, equipo de musica, televisor y DVD.

Tercero: Que despues de varias quejas realizadas en la compania electrica, se personaron especialistas de la misma, los que hicieron caso omiso a la ilegalidad antes mencionada e hicieron unos trabajos que en definitiva no han resuelto dicha problematica.

Por Tanto: Solicito ante esta instancia de gobierno, tome partido en este asunto, y que en el termino establecido en la ley, se tomen las medidas pertinentes para restablecer la legalidad quebrantada, haciendome saber por escrito las medidas adoptadas, siendo esta mi unica pretension.

Sin mas.

Eduardo Perez Almora.

Denuncia de Roberto Ferrer Gener.

A: Fiscalia General de la Republica.

Asunto: Denuncia.

El que suscribe, Roberto Ferrer Gener, ciudadano cubano, mayor de edad, con No. De identificación personal 73042009962, y vecino de Atlanta No. 104 entre Atuey y Coliseo, Arrollo Naranjo, La Habana.

Vengo por medio del presente escrito a establecer denuncia contra la funcionaria del orden público identificada con el número de chapilla 15706, basando mi pedir en los siguientes,
HECHOS:

El pasado 19 de diciembre, aproximadamente a las 7:30 p.m, fui arrestado arbitrariamente, junto a dos ciudadanos más nombrados Yuniel López Ofarrill y Yoani Fernández Guzmán, por el solo hecho de expresarnos libre y respetuosamente.

Al llegar a la Estación Policial de Zanajas, ubicada en el municipio capitalino de Centro Habana, y aun estando esposado, fui agredido violentamente por la funcionaria del orden publico supra mencionada.

Inmediatamente de haberse producido este acto injusto de agresión, mis compañeros, testigos presénciales del hecho, se resistieron a salir de la unidad sin antes realizar, indistintamente la denuncia correspondiente.

Inmediatamente soy conducido, por agentes de la policía al Hospital para realizarme un examen medico, el cual diagnosticaron mediante certificado medico, Lesiones Leves, aunque el mismo nunca se me entregó por parte de la autoridad médica.

Y así las cosas, el día 31 de Diciembre recibí una citación para la celebración de la vista del juicio oral, en relación a la denuncia interpuesta contra la funcionaria antes mencionada, el cual, según constaba en la referida citación, se efectuaría el día 8 de diciembre de 2015 en el Tribunal Municipal Popular de Centro Habana ubicado en San Francisco y Zanjas.

Hasta este momento hubo dos cuestiones que me hicieron suponer que los agentes de la PNR que atendieron el caso, estaban actuando de Mala Fe:

Primeramente, al llegar a la casa después de la detención y reviso el acta de denuncia que hube de interponer contra la acusada funcionaria, me percato que en la misma, y de una manera maliciosa habían puesto que en este caso, yo, no conocía a la funcionaria actora de la agresión, y la otra cuestión es que a ninguno de mis compañeros, testigos presénciales de los hecho, y quines también interpusieron indistintamente la denuncia contra la misma funcionario y movidos por los mismos hechos, no fueron citados como testigos a la supuesta vista, como veremos a continuación.

De esta manera me colocaban en un estado de indefensión total, pues al constar que no conocía a la persona agresora y de no contar con testigos que sustentaran mi denuncia, el tribunal tendría razones suficientes para sobreseer el caso.

Pues bien, el pasado 8 de enero, me personé en el Tribunal correspondiente y como ya estaba previsto, todo fue una falacia, pues en el mismo no estaba registrado juicio alguno en relación al caso que nos ocupa.

Al protestar por tal falta de respeto y engaño yo y un grupo de amigos, entre ellos los testigos presénciales del hecho que se denuncia, se personaros dos agentes de la Seguridad del Estado, y después de haber hecho unas gestiones muy mal montadas, le comunicaron me comunicaron que había sido un error de la Policía y que tenia que esperar por una citación de la Fiscalia Militar para la celebración del juicio, mostrándole un nuevo numero de causa.

Inmediatamente me dispongo dirigirme a la Fiscalia Militar, para cerciorarme de que realmente esa nueva causa se encontraba realmente radicada en la misma, y al entrevistarnos con un funcionario de la Fiscalia, quedó claro que no habría juicio, solo me comunicarían la medida disciplinaria que tomarían con la oficial agresora, todo fue un engaño, y una injusticia que no puedo tolerar.

Por tanto, al considerar que los hechos narrados y el actuar de la funcionaria————————-, pueden calificarse perfectamente con el delito de abuso de autoridad previsto en el artículo 133 de nuestro Código Penal vigente, solicito de esta instancia sea procesada penalmente la funcionaria antes mencionada y de esta manera se restaure la legalidad quebrantada.

Roberto Ferrer Gener.